jueves, 26 de junio de 2008

Cuando me mira...

Sí, cuando me mira es como si se detuviera el tiempo, incluso el mío.
¿Cómo puede mi corazón de repente dejar de latir, mis labios dejar de moverse, y las pupilas de él continuar moviéndose, inspeccionando mi mirada sin detenerse? Será que realmente se torna así de lento el espacio…
Y de repente me veo atada al aire mismo con lazos de exhalaciones invisibles, y siento como si mi pecho se hinchara sin esfuerzo, y veo sus ojos absorbiendo todo aquello que siento y pienso… pierdo las fuerzas, y mis piernas flaquean, y lo veo deleitarse con el control que tiene sobre mí.
Y aún así, en cuanto logro desviar por sólo un instante mis ojos de los suyos, soy invadida por un ente que no es el mío, y de pronto el mundo vuelve a circular… La gente habla, ríe, oigo sonidos lejanos, casi imposibles, pero los distingo…
Y puedo disfrutar de esa realidad sólo durante un momento, cuando, de repente… mis ojos vuelven a posarse en los suyos.



Blue.

No hay comentarios: