miércoles, 12 de noviembre de 2008

Personas Sustitutas


- Eres fabulosa, Claire. Pero lo sabes... eres casi increíble!
- ¡Por favor! ¡No necesito un helado de guinda!
- No es un helado de guinda… ¿Qué es un helado de guinda?
- Sabes… "Aquí tienes algo para hacerte feliz. Algo dulce que se derrite en cinco minutos."
No importa lo que quieras o no quieras decir. No lo necesito… ¿Quieres oír mi teoría?
- Claro.
- Tú y yo tenemos un talento especial. Lo reconocí de inmediato!
- Dime.
- Somos las personas sustitutas!
- Las personas sustitutas?
- Toda mi vida he sido persona sustituta: no soy una Ellen, nunca quise ser una Ellen. Tampoco soy una Cindy, aunque los Chucks me adoran.
Me gusta demasiado estar sola. Digo, estoy con un tipo que está casado con su carrera académica. Nunca lo veo... soy la persona sustituta. Me gusta así, con poca presión.
- No estoy acostumbrado a chicas como tú...
- Es porque soy única.


[Elizabethtown]


¿Don? Muchos podrán verlo realmente así… a mí particularmente, suele costarme bastante. Lo soy, sé perfectamente que el rótulo que mejor me define es ese: “persona sustituta”; pero no lo tomo como un talento, sino como un karma. Siempre va a haber alguien mejor que yo para venir a ocupar esos lugares que dicen que me pertenecen, alguien a quien amar más, en quien pensar constantemente, alguien que se vuelve prioridad… y me reemplaza, aunque en realidad lo único que esté haciendo es viniendo a ocupar un lugar que siempre fue suyo.
No es malo serlo tampoco, porque mientras dura creemos ser felices… hasta que el “helado de guinda” se nos derrite, y sólo nos queda ese vacío inmenso, que nos deja a la espera, a que alguien más nos vuelva un sustituto, y llene nuestras vidas de un cuasi-sentido.
También creo que todos en algún momento de nuestras vidas hemos desempeñado ese rol, de una u otra manera… pero si toda tu vida lo fuiste, si nunca llegaste a ser prioridad para alguien, no habrá qué buscar dónde está la falla?
Yo, como persona sustituta que soy, tendré que seguir dejando que cada una de las personas que entran a mi vida me sigan usando como tal… de todas formas, no es esa acaso la única manera en la que me enseñaron a amar?
Al fin y al cabo, siempre terminaré siendo la sombra de alguien más. Y mientras siga siendo consciente del papel que me tocó, la inevitable caída, al menos no dolerá tanto.

"Soy díficil de recordar, pero imposible de olvidar"



Blue.

1 comentario:

·· denn ·· dijo...

no te imaginás siquiera lo mucho que me duele que todavía creas eso...