jueves, 4 de marzo de 2010

Aura

Nunca terminé de entender eso de las auras, de los colores que las determinan, de cómo ciertas características en las personas coinciden debido a aquello, tampoco me detuve mucho a pensar acerca del tema, ni mucho menos mi curiosidad llegó al punto de querer investigar. De lo único que he podido tener certeza, es que aquellos dos seres compartían un mismo tipo de energía, irradiando una misma luz, de un mismo color: azul, por supuesto.

Otra cosa de la que nunca tuve demasiada noción, es sobre cuestiones de la física, de energía, y menos cuando esos conceptos son tomados como parte de lo paranormal, pero entre esas dos personas había un puente que unía sus mentes, que unía sus almas, y que no se podría quebrar ni tirar abajo.

Podían permanecer inmóvil diez minutos con los ojos cerrados, viendo infinidades de tonos azules. Pero al abrirlos, su universo seguía del mismo color, produciéndoles tan agradables sensaciones. Sus palabras se volvían arte, vertidas en tinta, vertidas en música… sus manos producían un nuevo lenguaje, que nadie más que ellos comprendían a la perfección. Los disfraces iban desapareciendo, convirtiéndose todo sólo y nada más que en esa energía interior que se sentía como plenitud… pero incluso la plenitud daba miedo. Una cuenta regresiva iba llegando a su fin, acechando sus conciencias, sus corazones luchaban por una misma causa: así como nunca hubo un comienzo, buscarían que tampoco hubiese un final.

Blue.

No hay comentarios: