martes, 9 de diciembre de 2008

Prometo acordarme SIEMPRE de aquél raro Diciembre...



El tiempo se me viene encima de una manera tan feróz. Apenas un par de horas sin tu presencia, extraño tanto estar con vos! Encerrarme entre las cuatro paredes de tu habitación, bajar las persianas y de nada tener noción; no saber si es de noche o si ya salió el sol, si el clima refrescó o sigue haciendo el mismo calor, total vos le haces escudo con tu ventilador. Todo es tan rápido, siempre es ese mi error. Usar tus brazos de almohada, respirar tu perfume, jugar al amor... escuchar cuando me cantas ésta canción:


Puedo ponerme cursi y decir
Que tus labios me saben igual que los labios
Que beso en mis sueños
Puedo ponerme triste y decir
Que me basta con ser tu enemigo, tu todo
Tu esclavo, tu fiebre, tu dueño

Y si quieres tambien
Puedo ser tu estacion y tu tren
Tu mal y tu bien
Tu pan y tu vino
Tu pecado, tu dios, tu asesino…
O tal vez esa sombra
Que se tumba a tu lado en la alfombra
A la orilla de la chimenea
A esperar que suba la marea

Puedo ponerme humilde y decir
Que no soy el mejor
Que me falta valor para atarte a mi cama
Puedo ponerme digno y decir
"Toma mi direccion cuando te hartes de amores
baratos de un rato… me llamas”

Y si quieres también
Puedo ser tu trapecio y tu red
Tu adiós y tu “ven”
Tu manta y tu frío
Tu resaca, tu lunes, tu hastio…

O tal vez ese viento
Que te arranca del aburrimiento
Y te deja abrazada a una duda
En mitad de la calle y desnuda

Y si quieres también
Puedo ser tu abogado y tu juez
Tu miedo y tu fe
Tu noche y tu día
Tu rencor, tu por qué, tu agonía…

O tal vez esa sombra
Que se tumba a tu lado en la alfombra
A la orilla de la chimenea
A esperar que suba la marea

[A la orilla de la chimenea - Joaquín Sabina]


Blue.

2 comentarios:

oldweakness dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
·· denn ·· dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.